Rescatando el pasado

Publicado: 2 octubre, 2014 en Sin categoría

IMG_3983.JPG

IMG_3982.JPG

Esta es la zona de deportiva de Fariza. Hemos vuelto a acudir a ella, algunos por primera vez, y hemos estado limpiando el mar de zarzas de su base. A la par que escalamos también le hemos ido dando una pasada de cepillo a las vías que buena necesidad tenían. Es una bonita zona con vías buenas que no debemos dejar en el olvido. Seguiremos yendo para darle una buena puesta a punto.

Una de arrastraos

Publicado: 11 septiembre, 2014 en Espeleo

En varias salidas hemos ido descubriendo nuevas cuevas y reexplorando otras ya conocidas, que como siempre, dejamos partes por ver. Son la cueva del  Burro, el Rubio del que nos falta una galeria a la que hay que acceder trepando de unos 80m, el Silencio que nos quedamos a falta de cuerda en un rapel de unos 40m y el Fondillo en la que equipamos un paso en el que nos quedamos en una visita anterior y pudimos seguir descubriendo nuevas galerías.

Hace un año ya que estuve mirando por internet información para ir al Monte Kenia. No sé porqué me fijé en ese destino, ya no lo recuerdo, imagino que por las ganas de viajar y salir de los Alpes tras cinco años seguidos yendo a sus maravillosos parajes. Este verano llegó el momento. Tras meses de ver a quien podía engañar, de intentar mediar entre unos y otros, y hacer que las fechas se nos adaptaran, formamos un grupo de cuatro: Francisco López, Fernando Casquero, Ricardo Martín y yo, Ramón Cifuentes.

El viaje, aunque en dos etapas con escala en Estambul, fue largo y cansado, con vuelos nocturnos que apenas nos dejaron dormir. La llegada a Nairobi no fue menos brusca. Hotelazo a las 2am para levantarnos a las 6:45 am. Comprar comida, gestionar el gas y viaje en chatarramóvil de unas tres horas hasta Naro Moru. La empresa que nos organizó el viaje nos incluyó cinco porteadores, unos tres más para llevar la comida de estos, un cocinero y el guía con su ayudante… Desde las puertas del parque, en menos de tres horas de pateo, nos plantamos a 3050m en un complejo de cabañas llamada Met Station (estación meteorológica). Todo por pista en medio del bosque. Al día siguiente atravesamos una pequeña parte de jungla muy húmeda, vimos unos búfalos, llegamos a una zona pantanosa mucho más pelada de vegetación y de ahí, a través de un gran valle, al refugio Mckinder a 4200m. El cartel exterior marca 4300m pero pronto descubrimos que estaba equivocado, es un refugio sin ningún servicio, como todos los del parque natural. Está hecho de muros de piedra con cemento, ventanas que no aíslan nada y literas eso sí, con buenos colchones (aunque un tanto duros). Hay una pequeña zona con mesas donde hacíamos la comida. Del tema de los porteadores no voy a comentar nada, simplemente que aquel interesado en realizar este viaje que se informe muy bien de las propinas para que no le engañen.

Al llegar la niebla era muy espesa, no se veían ni los casetos a modo de váter del exterior. Al poco la nube se fue abriendo y observamos maravillados el corredor del Diamante. Era alucinante verlo en la realidad, después de haberlo visto en fotos incontables veces por fin lo teníamos ahí en frente. Nos pareció que tenía bastante hielo, cosa que más adelante descubrimos que no era así.

La primera actividad, y como manera de aclimatación, fue subir al Lenana. Aquí todavía nos acompañaba el ayudante del guía que más tarde, junto a los porteadores, nos dejarían para quedarnos solos durante seis días. Un paseo agradable y sencillo de 2:20 h nos llevó a la cima a 4985m. Fue en las trepadas finales cuando más se notaba la altura. La cara suroeste del Nelion se veía impresionante y hasta se podía distinguir el refugio Howell de la cima. El día fue muy bueno.

Sin bajarnos de este tren frenético de actividad preparamos las mochilas para el objetivo principal, el corredor de hielo Ice Window. Nos habíamos dejado marcado con hitos los desvíos a tomar para no equivocarnos en el camino hacia el campo americano en la oscuridad. El camino es el mismo que el del Lenana pero se desvía en un punto hacia la izquierda que si no lo tienes marcado, de noche no lo encuentras. Salimos hacia las 3:30 am, llegamos al campo americano, pasamos por un caos de bloques y luego una especie de morrena. Fueron como 1:45h hasta el casi extinto glaciar Darwin. La luz empezó a iluminar la pared hacia las 6:15 y la visión del paisaje nos dejó helados. La primera sección del diamante estaba muy pelada. Es algo que iríamos a comprobar días más tarde. El glaciar que antes conectaba tanto el Diamante como el Ice Window sólo era un cono aislado cuyo vértice se dirigía hacia la entrada del Diamante.

Visualizamos el callejón de entrada de nuestra ruta y nos preparamos. Fer y Cario por delante y Paco y yo por detrás. El comienzo estaba delicado, con malas protecciones y con un resalte sin hielo un tanto estresante, con apoyos en nieve a ciegas. Tras eso una zona más tumbada de nieve nos llevó hasta el punto donde hay que hacer travesía a la izquierda para acceder al corredor propiamente dicho. Hay una sección en hielo justo en la bifurcación y una travesía delicada para alcanzar la goulotte.

El resto fue seguir la línea. Las partes de hielo te machacaban los gemelos y las de nieve te dejaban sin fuelle. Arriba, donde debía de estar la antigua ventana de hielo, hay tres canales por las que acceder al glaciar del Diamante. Para seguir la línea salimos por el de la derecha del todo, que es el más difícil de los tres, todo de hielo de 60 a 80 grados. En el glaciar/nevero fuimos en ensamble hasta las puertas de la niebla. El agotamiento de todos los días pasados sumado a la altitud nos estaba pasando factura, al menos yo estaba en las últimas. Las puertas de la niebla, “gates of the mist”, el collado entre las dos cimas Batian y Nelion, nos suponían una incógnita al verlas desde el refugio. Desde allí abajo parecían un muro impenetrable aunque no habíamos leído que supusieran ninguna dificultad. A día de hoy no tienen nieve, el nivel del glaciar suponemos es más bajo y la forma de franquearlas es por la izquierda. Un resalte de unos cuatro/ cinco metros, abovedado, con hielo fino en su base difícil de proteger, es la última dificultad para llegar a la parte más alta de este collado.

Se hacía tarde, nos quedaba un largo sobre hielo tumbado que Paco y yo ya hicimos de noche, y una trepada de tercero hasta la cima. Allí nos encontramos con Fernando y Cario que nos habían sacado algo de ventaja en el último tramo. El refugio Howell se encontraba nada más pasar la cima, unos cinco metros por debajo. Era un hotel de cinco estrellas en el que entrábamos justo los cuatro.

Por la mañana nos hicimos las fotos de rigor en la cima del Nelion a 5188 m. El amanecer fue espectacular. La sombra de la montaña se proyectaba hacia el horizonte. Tras fundir la suficiente nieve para desayunar y rellenar los camels comenzamos el descenso. Había encontrado una foto muy buena con los rápeles marcados y nos vinieron de perlas para encontrarlos rápidamente. En unas cuatro horas estábamos a los pies de la pared sudeste y como en una y media más en el refugio Mckinder.

Dos días nos tomamos para descansar. La aclimatación no había sido muy buena y la paliza fue grande. Necesitábamos un descanso. Al menos en mi caso en descansar a 4200m no fue muy efectivo, mis piernas se recuperaron pero a mi pecho parecía costarle. Al tercer día salimos Fer, Paco y yo a probar el comienzo del corredor del Diamante. Sus dos primeros largos, ya extintos de hielo, son dos desplomes rocosos que no dan muchas opciones. Cierto es que el segundo tramo sí tenía algo más de capa pero el primero no tenía casi nada. Tras dos horas de intentos delicados y arriesgados Fernando decidió bajarse. Paco ya había desistido y a mí, que aún no me encontraba bien, tampoco me quedaban muchas ganas de otra paliza.

El objetivo principal ya lo habíamos hecho. El Diamante había que probarlo y comprobamos que el riesgo no merecía la pena. Quizás en otra situación con más hielo…

El último día atacamos la punta John, un gran cuerno rocoso, en frente de los corredores de hielo, que nos tenía alucinados desde el primer día. Hicimos el espolón Sur. 200m de escalada en roca con una dificultad máxima de IV. Fue una escalada muy divertida y bonita. Al no tener mucha dificultad pudimos hacerla en zapatillas. La pena fue que en los dos últimos largos teníamos la niebla encima y desde la cima no pudimos ver nada. Tuvimos una breve recompensa y fue poder ver, por un breve instante, la pared suroeste con el Ice Window y el Diamante. Vistos así de frente asustaban, ¡qué verticalidad!, ¿por ahí hemos subido nosotros? Rapelamos por la canal Sur y volvimos al refugio tan contentos. Al día siguiente, antes del descenso hacia la Met Station, Fernando salió hacia las seis de la mañana corriendo hacia el Lenana. 1:30h Tardó en subir y volver al refugio, todo un máquina. Yo ya estaba feliz y relajado por haber cumplido mis expectativas, mis objetivos, no tener que trabajar más y sólo pensar en bajar y volver a casa.

Detalles técnicos:

El Ice Window empieza como a 4700m. Evidente entrada sobre terreno mixto con poca nieve/hielo. Un primer resalte algo perro y delicado. Rampa tumbada hasta una cueva. Ir a la izquierda atravesando una plancha de hielo de unos 65 grados. Hacer toda la diagonal a la izquierda hasta llegar al corredor mediante una travesía delicada. Seguir todo el corredor. Priemra parte tumbada, luego viene un tramo largo a la altura del Head wall del Diamante de inclinación mantenida con tramos a 70 o más grados cortos. Travesía y salida por el tubo de la derecha, bastante pino y largo, entre 70 y 80. Salida al glaciar del Diamante. Las puertas de la niebla se superan por la izquierda con un resalte a 90 o más ya que hace algo de ola. Largo fácil en hielo a 50 y trepada de tercero a cima.

El refugio Howell es para cuatro personas y tiene colchonetas cómodas y calientes, no hace falta esterilla. Hay allí dos cazos con los que recoger nieve para fundir. El primer rápel está pintado con una flecha en una roca próxima al refugio, un hito marca en la cvresta de roca por donde hay que ir. Son rápeles cortos como para hacerlos con una cuerda y todos están con químico y anilla. Dejoi foto de ellos, son unos 13 y detalle de la travesía que hay que hacer para pasar el gendarme Mackinder.

El espolon sur de la punta John es evidente. Primero desde la canal ir hacia la mancha blanca y subir en diagonal. La pared del  tercer largo escalarla de frente y hacia la derecha. Desde ahí es seguir el espolón por el lado derecho buscando lo más fácil. Desde la misma cima se rapela hacia la canal. Son rápeles con anillas y cintas de mil años.

Colgaré fotos con detalles más adelante

CIMG1526 CIMG1527 CIMG1539 CIMG1544 CIMG1556 CIMG1566 CIMG1567 CIMG1572 CIMG1577 CIMG1580 CIMG1583 CIMG1591 CIMG1600 CIMG1605 CIMG1606 CIMG1608 CIMG1614 CIMG1618 CIMG1621 CIMG1624 CIMG1632 CIMG1637 CIMG1646 CIMG1649 CIMG1653 CIMG1654 CIMG1657 CIMG1664 CIMG1667???????????? ??????????????????

13 rapeles de bajada

13 rapeles de bajada

 

travesía gendarme mackinder para buscar el rapel

travesía gendarme mackinder para buscar el rapel

 

¡Monte Kenia!

Publicado: 20 julio, 2014 en Escalada

Dentro de una semana…

3794Mt_Kenya_003 Mt.Kenya3mount_2122203b

¡Por fin la hemos hecho!

Parece mentira que después de haber hecho 13 vías y haberme bajado de otras 3, con los muchos viajes que eso conlleva desde Zamora, de haber hecho las cuatro caras en el día, de haber subido esa maldita cuesta hasta el refugio una y otra vez……. no hayamos hecho nunca la Rabadá/Navarro. Hace ya unos años la intenté con Jorge pero nos llovió a saco antes de la cicatriz y saloimos por tiros de la Torca (a pesar de la peligrosidad que tiene bajar por ahi con ese tiempo).

El fin de semana pasado llegó el momento. El día era muy bueno, apenas hacía aire y frío el justo. La faena fue aparecer a las 7 a pie de vía y encontrarte a dos que van a empezar. Tras ver la enorme lentitud de uno de ellos decidimos esperar bastante…. hasta las 9.

Arranqué yo. Jorge casi encadena el largo de 6c, pinchamos los dos en el mismo sitio. La fisura al principio mojada mojada. Superamos lo duro y nos cruzamos con la otra pareja. Hemos ido empalmando largos, gentilmente nos dejaron pasar y nosotros se lo agradecimos gentilmente. Un poco de confusión para encontrar el inicio de la travesía… se intuye bien desde la reunión al final de la cicatriz pero al primero escalando le resulta difícil. Hay que buscar la mitad del chorongo/pilar. Fui afortunado al tocarme la travesía, muy bonita, fácil, chapada. Rápel haciendo reunión sin historias de pasar una cuerda, que te descuelguen…(la experiencia me ha enseñado que intentar hacer maniobras complicadas con el compañero lejos te hacen perder más tiempo, es como hacer rápeles largos en vez de cortos en ciertas paredes creyendo que avanzas más rápido y lo que haces es que se rice más la cuerda, que se enganche más…), de uno en uno. El gran diedro super disfrutón. ¡Así que esto es rocasolano! Pasito de V con cazos, eganchamos la cresta. La primera tirada es muy grata, la segunda y tercera que se unen tienen una trampa. Hay que evitar seguir los clavos de la derecha, salimos a por el primero por un diedro descompuesto pero después te vas a la izquierda que es donde está la reunión y sigues de frente. Si vas de ese primer clavo a por el siguiente te metes en una placa de cojones que desde luego no tiene pinta de V.

¡Cumbre! joder que lejos está, pensé que habría que patear menos.

7:50h.  Oficiales son unos 20,21 largos, nos salieron 14. Del gran diedro en adelante se puede tirar en ensamble sin problema… para otra ocasión.

Un viote, con mucha historia, no dejas de imaginártelos por allí con las botas (sobretodo en la travesía). Unos fieras

CIMG1507 CIMG1508 CIMG1509 CIMG1511 CIMG1512 CIMG1513 CIMG1514 CIMG1515 CIMG1516 CIMG1517 CIMG1518 CIMG1519

Hace dos semanas (o tres ya no me acuerdo) volvimos a las Hoces. Seguimos haciendo vías del fajo que imprimí; vías más o menos recientes y peleonas. Jorge y yo le dimos a ésta y Fernando, Paco y Raúl a otra que empezaba más a la derecha. La idea era juntarnos arriba y escalar la segunda parte, cuyo nombre desconozco.

La vía empieza a la derecha de la nueva Orión, saliendo de la carretera y metiéndote a una cazuela. Los dos primeros largos son fáciles y algo guarros. El tercero es el más picante. Empieza en una placa que pasa a un diedro fácil con una chapa que no pinta nada allí, y va dando la curva a la derecha para hacer travesía horizontal hasta la reunión. Justo en la curva viene el primer paso chungo. Invertidas, pies muy alto, aburruñao… pies en adherencia, adherencia de la de Vegacervera (patinosa con polvillo cabrón). Al pasarlo viene un reposo y el paso de 6b. Bastante perro, protegido por el camalot del 1. Tras éste llegas a otro descanso y hay que bajarse a buscar unas lajas para las manos y una valmas para los pies; eso ya es fácil hasta la reunión. El siguiente sale bastante tieso hasta la repisa por la que se va andando y por la que se puede bajar a pie. El inicio protegido con un clavo y una chapa (creo recordar) es bastante torero también. De segundo muy bien pero de primero ojo. Es un largo delicado ya que no te deja relajar. Incluso cuando superas esa primera chapa, tras haberte dado el paso, puedes caerte por desequilibrio. Se sale a la reunión superando un desplome bastante fácil, con cazos.

A la segunda parte llegamos los primeros. Fuimos escalando nosotros y cuando estaba a mitad de largo llegaron el resto. Son dos largos muy buenos que imponen un poco pero que estan y se protegen bien, y se escalan igual. El primero tiene dos chapas en una zona vertical que se escalan sin problemas con un apretón de pestaña. Luego viene el peor, un paso asegurado por un clavo medio salido, paso raro e incómodo. A todo esto le dan 6a+. El segundo tiene que superar dos desplomes. El primer desplome lo ponen de 6b. Los dos estan llenos de cazos y sólo hay que tirar de bombín. Fáciles de escalar y de asegurar.

Al salir arrriba hay que crestear un buen tramo hasta encontrarse un hito que marca el rápel por una vía de placa acribillada de chapas. Al llegar de nuevo a la repisa, y para no bajar andando, buscar otro descuelgue dorado cerca del borde y de la reunión que hicimos para llegar a la repisa. En tres rápeles más se llega a la carretera

CIMG1490 CIMG1491 CIMG1492 CIMG1493 CIMG1494 CIMG1495 CIMG1497 CIMG1498 CIMG1499 CIMG1500 CIMG1501 CIMG1503 CIMG1504

El domingo nos lanzamos Jorge, Raúl, Manuel, Fernando y yo a hacer otra de las muchas vías seminuevas de Vegacervera. Escogimos esta, abierta en el 2006, que estaba justo frente a nosotros al aparcar el coche. Nos tocó cruzar el río, el agua sigue helada, menudo dolor de pies. La vía entra en travesía por encima del agua y sube a una repisa grande. De ahi va todo por la placa. Es bastante de adherencia y tiene exposición. Salvo algún caso normalmente chapas y después, cuando ya está lejos, te das el paso. En otras situaciones abandonas una repisa en la que puedes proteger y después de jugarte el pellejo con unos pasos delicados te viene la chapa. Hay más casos como estos en la vía. El tercer largo tiene los grados más bien al revés, primero 6a y luego 6b, con una segunda chapa jodida de chapar y luego un pire de la ostia (lo dice un servidor que voló desde lo más lejos) hasta llegar a un agujero que hay sobre un matojo. La tercera chapita parece que no entraba en el presupuesto. En fin varios detalles que convierten una línea buena en una vía que será escalada por unos pocos, seguirán creciendo los matojos, seguirán sucias las adherencias… Para mí los más disfrutones los dos primeros largos.

CIMG1481 CIMG1482 CIMG1483 CIMG1484 CIMG1485 CIMG1486 CIMG1487

Finde de la Hiniesta en Cuenca

Publicado: 21 junio, 2014 en Escalada

Plan tranquilo, plan familiar, cabañita, barbacoa… y escalar, siempre escalar. Para los demás era la primera vez que visitaban la ciudad; inma ya había estado en una ocasión; yo he estado varias. El sentimiento siempre es el mismo; ¡hay que volver!

CIMG1278 CIMG1280 CIMG1282 CIMG1285 CIMG1287 CIMG1289 CIMG1296 CIMG1307 CIMG1312 CIMG1321 CIMG1332 CIMG1349 CIMG1357 CIMG1359 CIMG1365 CIMG1372 CIMG1376 CIMG1377 CIMG1383 CIMG1385 CIMG1390 CIMG1393 CIMG1395 CIMG1408 CIMG1419 CIMG1436 CIMG1445 CIMG1446 CIMG1447 CIMG1453 CIMG1454 CIMG1463 CIMG1464 CIMG1467 CIMG1296 IMG_0202 IMG_0246 IMG_0258 IMG_0284 IMG_2312 IMG_2317 IMG_2336 IMG_2279

Artificial en las contiendas

Publicado: 5 junio, 2014 en Escalada

Supuesta primera a las fisuras terrosas de los cortados de las contiendas. Grado incalculable, A1 con bastante exposición. Las levas se entoñan en la arena…

20140605-190916-68956167.jpg

El Yelmo

Publicado: 2 junio, 2014 en Escalada

Salimos para la Pedriza el viernes para dormir en el parking de Canto cochino Jose, Paco, Fernando y yo.  El sábado por la mañana subimos con todo el peso de lo que supone una mochila de escalar en pared y para sobrevivir dos días, al tan preciado Yelmo. En seguida escondimos el equipaje y nos preparamos para acometer nuestra primera ascensión. Paco y Jose a la Walkiria – Ziggy y Fer y yo a la Ziggy stardust. Ambas coinciden en la primera reunión pero aquí la pareja calavera se colaron y fueron paralelos por la izquierda por lo que parecía una vía similar, quizás algo más dura. Juntos salimos a la cumbre y descendimos andando de nuevo hasta la base.

Tras comer un poco Fer y yo acometimos la Yan san po. Sabíamos de su reputación de alejes y la verdad es que la confirmamos. Paco y Jose hicieron el primer largo de la Calavera que discurre por una fisura oblicua bastante ancha.

Nosotros hicimos una variante de entrada algo picante. Después seguimos navegando por las placas infinitas. La temperatura no era muy buena y el tacto se notaba que no era de los mejores, lo que se tradujo en un estrés continuo de chapa a chapa ya que éstas se encuentran como a 5 metros unas de otras. El grado será V+ de los de antes pero a mi me pareció más. Cada paso era peor que el anterior y cada vez te alejabas más y más del último seguro. Chapajes un tanto estresados. Sudando la gota gorda llegabas al cálido y dulce placer de las argollas de la reunión.

El largo de arriba de 6a con sólo dos chapas… tiene el paso a dos metros de la segunda, y no es que sea un solo paso sinó varios, hasta que logras llegar a una vira salvadora la cual se encuentra a trescientosmil km. En fin mala temperatura + alejes = cagao de moscas.

Al día siguiente tras vivaquear en una cueva en la que parecía que vivía un tren (no voy a decir porqué pero no paré de oirlo toda la noche), Jose y Paco se fueron a por la Ignatius y nosotros a la Gálvez. Tras ponernos debajo y sopesar el tema, puies si no chapas la primera te estampas contra la repisa y si caes chapando la segunda te estampas contra la repisa…, decidimos ser cautos e irnos a Caballo blanco. Quitando el arranque del suelo por una placa como de 6a fina de unos cinco metros a pelete y una travesía en el tercer largo de otros 7 u 8 metros también a tu suerte (aunque estos más fáciles de recorrer), la verdad es que es una vía de lo más recomendable. La temperatura era buena, con vientecito y el grado es el que es, con los alejes correspondientes pero yendo más tranquilos, y al menos los pasos más perros con la chapa cerca. Muy buena vía y de disfrutar.

Lo siguiente fue bajar al coche. Fernando que estaba babeando de envidia al ver tantos corredores se subió de nuevo hasta el vivac en 35 min el tío, donde habíamos tardado con los mochilones como hora y media. Un máquina.

 

CIMG1245 CIMG1250 CIMG1251 CIMG1256 CIMG1260 CIMG1263 CIMG1264 CIMG1266 CIMG1267 CIMG1269 CIMG1270 CIMG1274 CIMG1275 CIMG1276