Archivos para febrero, 2012

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Por fin ha caído el mito. Aún tengo una sonrisa en la cara por lo que hicimos ayer. Son ya casi tres años yendo a hacer bloque a Pereruela y nunca pensé que bajo el caos de rocas había semejante galería, que bajo nuestros pies teníamos un mundo distinto. Creo que fue Jose Portales el que en un principio me dijo que había alguna cueva, e investigando con el tiempo, fuimos encontrando cosillas por internet, pero nada que nos hiciera pensar lo que realmente es. Jose fue dando con las entradas pero no sabía que aquello fuera más allá de una simple cueva curiosa. Fue ya este lunes cuando Dani, Inma y yo nos adentramos en su interior. Yendo en el coche todos pensábamos que íbamos un poco a hacer el tonto, que pasaríamos por las aberturas del principio y que ya no habría nada más. El resultado fue sorprendente, aún no me lo creo. Con Dani en cabeza echándole un par, fuimos avanzando de sala en sala. Era supercurioso, buscabas como seguir, probabas por todos los recodos y agujeros, pero sólo uno te llevaba a continuar. Se podría dividir en tres partes: la primera es la más fácil y bonita por las formas de la roca y tienes escapes al exterior; la segunda se complica algo más obligándote a trepar y dar pasos largos, con el riesgo de dar un patinazo ya que la roca está muy pulida, es una zona en la que estás a bastante profundidad y no hay nada de luz. ¡En ella llegamos a encontrarnos con una especie de laguna! de una profundidad que no supimos descifrar, y de por lo menos unos 50 metros de larga. Al final de ella no supimos seguir, se veía un agujero pequeño y daba bastante canguele probar a meterse en él sin saber si tendrías retorno, así que nos salimos al exterior por una especie de canal vertical. Decididos a investigar fuimos hacia lo que sería la salida que yo tenía localizada. Pusimos una cuerda fija y descendimos al interior de la sala que tenía como unos4 metros de altura y el suelo eran como 50cm de agua. A partir de ahí pisando una pequeña piedra que sobresalía del charcazo, conseguimos seguir hasta una hendidura con una caída bastante curiosa. Con dudas de poder seguir nos aventuramos y , como no, el camino seguía. Llegamos a un lugar en el que se ve el exterior e Inma, que se había quedado fuera, nos pasó la cuerda. El siguiente obstáculo era un paso bajo con un charco de 4 metros de longitud. Por suerte esa orilla era de arena y cantos, así que a base de lanzar pedrolos logramos hacer un puente y pasar al otro lado, eso sí, pisando agua. Al otro lado estaba el final de la laguna. Con una pedaleta hecha con la cuerda nos encaramamos a un gran bloque y más adelante salimos por el agujero que nos llevaba a la sala donde abandonamos la segunda parte.

Habíamos hecho todo el tramo de lado a lado, no del tirón, pero habíamos abierto el camino. Tuvimos suerte en cuanto a que de haber seguido y meternos en la tercera parte, no habríamos podido atravesar la charca, ya que en ese lado no hay piedras que lanzar y si quieres pasar , no te queda otra que meter los pies en el agua. De continuar, la hendidura con la caída chunga, tiene pinta de ser más complicada en esa dirección, y llegarías a la sala final en la que ya es casi imposible salir si no tienes la cuerda echada por la que trepar. Así que se puede decir que salió todo redondo.

Para los aventureros….  hace mucho frío ahi abajo, es recomendable llevar guantes porque las manos se quedan tiesas. No es muy sucia, no te manchas más que con alguna telaraña. Basta con ir en zapatillas ya que todos los charcos y pozas los puedes salvar sin mojarte, salvo este del final que ahora tine un puente pero es inestable y complicado; aún así está al final. La primera parte es fácil, la segunda se complica y tiene riesgo de tortazo, y la tercera es la más peleaguda. La primera y la segunda se unen por un estrechamienro en el que entras de cabeza y arrastrado, es lo más angosto que te encuentras pero no da cosa. En la primera y la tercera parte puedes salir al exterior por varios sitios. No hay pérdida ya que es unidireccional, o vas hacia adelante o hacia atrás, aunque pierdas un poco la orientación ese sentido lo conservas, y salvo en la primera parte, en las otras dos sólo hay un camino. Nosotros echamos más de dos horas, pero ese tiempo se reduce ya que fuimos sin saber nada y ayudando a mi dulce Valkiria. Por supuesto únicamente en época de sequía en la que no exista el río y con ningún riesgo de lluvia.

Mucha suerte y ánimo a los que quieran adentrarse

Anuncios

Recuperación gripal !

Publicado: 25 febrero, 2012 en Escalada

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Sí lo sé, no se me ha visto el pelo, no fui ni a la asamblea del club, pero es lo que pasa cuando se está genuinamente enfermo. Todo empezó un bonito día de febrero cuando intentamos subir Peña Ubiña con los esquís. Folgado, Sonia y el menda cargaron con las tablas en la mochila hasta reventar la espalda, para al final disfrutar de una breve subida y de una, aún más breve, bajada. No sólo no pudimos hacer cima sino que ya fui cultivando una fiebre muy curiosa hasta que mi cuerpo dijo basta. De vuelta para casa me encontraba bastante mejor y el domingo por la mañana me fui con Jose Portales a equipar a quintos. Entre esa tarde y el dia siguiente ya estaban los diablillos jugando al corro a mi alrededor babeando, pensando en lo rica que estaría mi alma.

En fin, esta tarde pasé un rato por Pereruela para moverme un poco y recordar la zona del sector final, el cual estoy dibujando. También no pude evitar la tentación de meterme en la cueva “la chimenea del diablo”, que Jose me había explicado donde estaba, que la había encontrado el otro día. Poco a poco con Inma, fuimos adentrándonos. Cuando llegamos al estrechamiento no pude contenerme y me metí. Tenía que saber que aquello continuaba y así es. Un destrepe después de arrastrarme un poquinín y estaba en otra sala bastante grande. Y el tema sigue, no hay una verdadera continuidad pues en algunos tramos hay que salirse un poco afuewra para retomar el recorrido, pero pude comprobar que la cosa seguía. Os aseguro que asombra pensar en lo  que hay ahí debajo. Un día iremos a probar a ver hasta donde llegamos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otra vez de vuelta al medievo armados con piolets y crampones. En esta ocasión con Fernando y Dani. Tras haber hecho el doble techo en artificial le tocaba el turno al dry tooling. La faena resulto elegante y bonita, con grandes dosis de disfrute. También probamos el diedro/techo de la derecha, que resultó más técnico que la anterior mencionada, obligándonos a hacer varias torsiones con el hacha de guerra.

El siguiente reto es hacerlas en libre, no saldrán nada difíciles pero estará el factor psicológico de los seguros precarios del primer techo.

Más Castrotorafe

Publicado: 3 febrero, 2012 en Escalada

Tras un breve período de cambio de casa, con la correspondiente falta de internet, vuelvo a la carga. No es haya muchas cosas que contar pues en estos tiempos no hacemos nada especial, salvo aquellos amigos míos que salen a disfrutar del hielo y de la nieve, pero alguna cosa vamos haciendo. Otra vez le tocó el turno a este entorno tan especial, con una tarde de sol radiante lejos de las espesas nieblas que nos atosigan un día tras otro. Dani y yo fuimos a hacer algo de artificial. Yo le tenía ganas al doble techo que, al final con algo de esfuerzo logré sacar.

La falta de trastos de cierto número me lo puso difícil, pero ahí entra la gracia de esta disciplina… buscarte la vida con lo que te queda. Un microfisurero fue la solución. Dani hizo el techo/ diedro de la derecha, también muy elegante y que resolvió rápidamente sin percances. El hombre tuvo que hacer todo el trabajo ya de noche.

20120203-004342.jpg

20120203-004442.jpg

 

Mas fotos e info en el blog de Dani ! (lo tenéis en los links)

http://caminovertical.blogspot.com/